Pagina_Inicio Forums LA CIUDADANÍA GLOBAL EMANCIPADORA dentro del PLAN de IGUALDAD de EDUCACIÓN en EXTREMADURA FORO 02. M03. LA CIUDADANÍA GLOBAL EMANCIPADORA dentro del PLAN de IGUALDAD de EDUCACIÓN en EXTREMADURA

  • FORO 02. M03. LA CIUDADANÍA GLOBAL EMANCIPADORA dentro del PLAN de IGUALDAD de EDUCACIÓN en EXTREMADURA

  • gloria.vazquez@mzc.es

    Administrador
    22 de septiembre de 2022 a las 10:45 am

    Revisados los documentos anteriores y tanto, si eres personal docente como si estás en proceso de ser un agente educativo, responde a las siguientes preguntas. Si eres agente educativo, responde basándote en tu experiencia profesional, y si no ejerces como tal, responde según tu experiencia como alumnado, es decir, cuéntanos si han aplicado contigo alguna de las técnicas, cómo las han usado y el resultado que han dado.

    Las preguntas a las que te propongo que respondas, son las siguientes:

    ¿Cuáles de las anteriores técnicas has usado?

    ¿Cómo las has usado?

    ¿Qué resultado te han dado?

  • Lourdes

    Miembro
    11 de octubre de 2022 a las 2:03 pm

    Actualmente mi trabajo se desarrolla en el ámbito de intervención socioeducativa con infancia y adolescencia. Durante todos mis años de experiencia la ESCUCHA ACTIVA ha sido una de las herramientas fundamentales, no tanto como técnicas específicas en talleres o actividades concretos sino como una competencia a poner en práctica en cualquier interacción, tanto con compañeros/as de trabajo como los/as propios/as chicos/as. Es una de las estrategias para el establecimiento de relaciones sanas que permitan la adecuación y optimización de las intervenciones, además se fundamenta en un principio de igualdad entre las personas que participan en la conversación y, sin duda, es una puerta de entrada a generar esa confianza que también se nos menciona en este bloque.

    • Carmen

      Miembro
      23 de octubre de 2022 a las 10:48 pm

      Totalmente, me parece súper acertado empezar por esa escucha activa tan necesaria en éstos procesos, sin necesidad de utilizar técnicas muy elaboradas vaya.

  • Susana

    Miembro
    12 de octubre de 2022 a las 1:43 pm

    Yo actualmente trabajo como educadora social en un instituto de educación secundaria, y en muchos casos mi intervención se centra en alumnado con incumplimiento de normas, haber sido apercibidos formalmente, intervención en casos de absentismo, problemas de convivencia,.. por lo que intento poner en práctica la escucha activa.

    Como comentaba la compañera, considero que la escucha activa facilita y favorece una comunicación y un entorno de confianza, sin criticas ni cuestionamientos, lo que permite que la persona se relaje y sea más proclive a solucionar el conflicto o incidente en caso de existir.

    El disco rayado, también lo utilizo con mucha frecuencia cuando la otra persona es muy persistente en su opinión, sin que mi aportación, en ocasiones, tenga cabida porque ni si quiera me escucha. Considero que es muy útil cuando anteriormente se han puesto en prácticas otras técnicas sin éxito.

    Con los años, sí que tengo claro que, por mi profesión, de manera continua actúas como modelo de referencia, por lo que es importante utilizar las técnicas de comunicación adecuadas tanto dentro como fuera del despacho, al igual que pasa con el lenguaje no sexista o inclusivo; una vez que empiezas a utilizarlo, lo extiendes a otros ámbitos y es fácil detectar los errores, y así modificarlos.

  • Alicia

    Miembro
    12 de octubre de 2022 a las 1:45 pm

    Las técnicas que he utilizado en mi corta experiencia como docente han sido las que en la etapa de mi formación universitaria los/as docentes han empleado conmigo y las he tomado de ejemplos porque he comprobado que son útiles, tanto a nivel de docente como de alumna.

    Técnicas utilizadas: escucha activa, respetar turnos de palabra y mostrar afecto.

    Cómo se han utilizado: principalmente con frecuencia, adquiriendo hábitos en el aula para fomentar el clima de confianza en el alumnado y favoreciendo su aprendizaje e intervención verbal. Se han utilizado a la hora de transmitir contenidos de forma teórica y práctica y también en los momentos de desarrollar actividades concretas.

    Resultados: he comprobado que la escucha activa es esencial en la relación de enseñanza-aprendizaje, cuando el alumnado se siente escuchado y comprendido y les damos un feedback se siente en confianza y es muy probable que continúe interactuando activamente en el aula. Siguiendo con respetar turnos de palabra, forma parte de un proceso de aprendizaje, es un aspecto que intentan inculcarlo desde las primeras etapas educativas, sin embargo no siempre es adquirido. Es importante transmitir la idea al alumnado de que es un grupo y como tal, tienen rasgos comunes que respetar, entre ellos, el derecho a participar en igualdad de condiciones. Desde el momento en el que todos los miembros desarrollan un “yo” colectivo comienzan a asimilar y manifestar conductas y actitudes relacionadas con este aspecto, entre ellas el respeto del turno de palabras. Por último, en relación a mostrar afecto, es indispensable que el/la docente sea cercana, amable y democrática con el alumnado, invitando a la participación e interacción, desplazando las ideas de autoritarismo y, por supuesto, situarse en un nivel de superioridad ante el alumnado que únicamente generará efectos negativos en el grupo y en el proceso educativo.

  • Roberto

    Miembro
    12 de octubre de 2022 a las 3:34 pm

    He participado en varias formaciones cuando era jóven, entonces, como ahora era muy importante la figura de las y los mediadores en distintos ámbitos: Preventivos en educación afectivo-sexual, en prevención de intolerancias, racismo, xenofobia, homofobia, sexismo, etc. Durante esos años, participé en muchas, muchas dinámicas y las que he ido leyendo a lo largo de los materiales que habéis ofrecido me recuerdan a dicha época (que he disfrutado mucho). Eran cursos de formación donde mujeres y hombres buscábamos un espacio común de participación y aprendizaje… aunque, por entonces no había comenzado a plantearme mi educación androgénica y machista, si que pude participar en foros donde se podía respirar la libertad y diversidad de las personas. Donde el contacto físico (Técnica de la serpiente, la de los abrazos, la de las casas ocupadas, la del viaje, y otras como la realización de abrazos colectivos, la fila que se enrosca, nos permitió perder el miedo a el contacto entre chicas y chicos y observarlo y disfrutarlo desde la normalidad y la igualdad.

    Esas dinámicas las he seguido utilizando durante mi trayectoria profesional en mi trabajo con grupos, tanto en formación formal como informal, y la suerte de haber podido trabajar sobre una inflexión y autocrítica, el como explicáis haber entrado en contacto con la utilización de un lenguaje inclusivo (que ya no puedo abandonar), ya que ha sido como una liberación y una fuente de gozo. (Que, dependiendo del foro donde ha sido utilizado ha causado sorpresa a las personas que compartían dicho espacio), por ejemplo hablar en femenino en grupos constituidos en su mayoría por mujeres.

    Otras dinámicas, o técnicas como la lluvia de ideas, los post-it o los mapas mentales (estos últimos los he conocido tarde, pero los utilizo), los términos o pilares de la comunicación efectiva, como son la empatía, la asertividad, la escucha activa y la retroalimentación…

    Esas técnicas las utilizo a diario en mi trabajo, y me ayudan enormemente a abrirme a las alumnas y a que ellas depositen tanto en el grupo como en mí su confianza, incluso su apoyo emocional, ya que, en educación de adultos no soy sino una mera guía de su aprendizaje.

    He tenido la suerte como digo, de haber disfrutado, compartido y experimentado dichas dinámicas, trabajo y reflexión sobre textos, juegos colaborativos que me han permitodo adquirir herramientas que todavía utilizo, abrir y expandir mi mente a la diversidad y crecer como persona.

  • Sara Casillas Gil

    Miembro
    13 de octubre de 2022 a las 1:06 pm

    Desde mi visión como alumna, creo firmemente que para tener buenos resultados tanto académicos como personales y como para la parte docente como la del alumnado, una de las mejores técnicas es la escucha activa.

    Es importante también conectar con los alumnes, pues hace que nos involucremos más, para esto es importante saberse los nombres de tus alumnos y alumnas. Parece una tontería pero da la sensación de que te importa y crea un ambiente cálido y cómodo. Contar experiencias personales también crea un buen vínculo y además hace que la teoría de la que estamos hablando “empape” en nosotros y nosotras.

    Por otro lado la relación de jerarquía entre docente y discente debe ser lo más equitativa posible, ya que cuando se nota una figura con poder y con rasgos autoritarios te aparta totalmente de su persona y de su clase.

    Por último, y no menos importante, el feedback y la retroalimentación debido a que son herramientas muy importantes en la comunicación; el valorar el trabajo y agradecer el esfuerzo tienen resultados muy positivos para docentes y discentes.

  • Marieta

    Miembro
    14 de octubre de 2022 a las 9:38 am

    Como agente de igualdad, son muchos años impartiendo talleres con diferentes colectivos, desde alumnado/profesorado de centros educativos, grupos de asociaciones de mujeres, alumnado de formación profesional, profesionales… y parto de utilizar un lenguaje inclusivo, en la medida de los posible.

    Técnicas utilizadas, muchas, pero una de las fundamentales es crear un clima de confianza con el grupo, para sacarle el máximo rendimiento al taller. Para ellos intentamos fomentar la empatía entre el grupo y hacía las protagonistas de nuestros talleres, sobre todo hacía víctimas de violencia, además del respeto hacia las demás personas.

    La escucha activa en esencial a la hora de trabajar tanto a nivel individual como en grupo, si se generan preguntas-respuestas, debate, es necesario que las personas se sientan escuchadas, comprendidas, estés o no de acuerdo con ellas.

    En nuestros talleres solemos utilizar también bastante la lluvia de ideas, así como la técnica del grupo nominal con post-it, para obtener una visión grupal del tema que se plantee. Resulta muy visual.

    Los resultados que se obtienen con esta forma de trabajar son bastante positivos. Un grupo en el que se consigue una relación de confianza, trabaja muy bien, es más receptivo. pero depende mucho de la actitud de la persona que pueda haber de referencia, en este caso del profesorado que acompañe la clase.

    Como alumna , la verdad es que no recuerdo mucho, salvo la lluvia de ideas, la escucha activa por parte de alguna buena profesora que se cruzó en mi camino, y los intercambio de roles.

  • Vanessa

    Miembro
    14 de octubre de 2022 a las 11:34 am

    Tanto como agente educativo como desde la posición de alumna considero que una buena comunicación siempre va a favorecer un buen entendimiento entre las partes implicadas, para ello es necesario utilizar diversas técnicas. Por mi experiencia considero que la escucha activa es algo esencial, puesto que es la clave para la comprensión entre emisor/a y receptor/es/as, pero no siempre se lleva a cabo de manera efectiva. Aunque esta técnica sea de las más conocidas y usadas, es muy compleja en su puesta en práctica, puesto que no es sencillo poner plena atención en la persona que emite el mensaje entendiendo lo que transmite, sin juicios de valor y mostrando empatía y atención.

    Por otro lado, aunque es cierto que mostrar afecto no es algo esencial para el aprendizaje, si favorece mucho el mismo. Cuando nos sentimos valoradas y se nos da un voto de confianza (efecto pigmalión) sentimos más motivación e interés hacia lo que nos cuenta la otra persona, personalmente, esta es una de las “técnicas” (no soy partidaria de ver esto como una teoría a seguir, sino como algo intrínseco de las personas) que mayores beneficios me han aportado.

    Por último, la aserción negativa es algo muy beneficioso para el buen funcionamiento de un aula puesto que es una técnica necesaria para el transcurso de una formación y a su vez no emite juicios de valor, por lo que las personas que reciben esa “crítica” son conscientes de la situación sin verse infravalorados/as ante el resto de sus compañeras y compañeros.

    Como conclusión, añadir que el lenguaje es muy poderoso, por ello debemos intentar utilizarlo de la forma más constructiva posible siempre. Lo que este nos transmite puede favorecer o puede destruir y tanto educadores/as como alumnado con sus aportaciones puede generar aprendizajes muy fructíferos, no sólo a nivel teórico, sino también a nivel personal. Destaco aquí el uso del lenguaje inclusivo, mediante el cual poco a poco esa información va calando en las/os oyentes.

  • Manuel

    Miembro
    14 de octubre de 2022 a las 5:38 pm

    Respondiendo a las preguntas planteadas, desde mi punto de vista y experiencia como agente educativo reconozco el uso de varias de las técnicas observadas en los documentos de estudio propuestos para este módulo.

    Al intervenir directamente con alumnado, familias, centros educativos (docentes, equipo de orientación, dirección, etc.) y otros agentes de colaboración socioeducativa, la comunicación es fundamental. Siempre me gusta establecer un ambiente de comunicación y diálogo básico, en el que exista un feedback adecuado, un lenguaje asertivo e inclusivo y que invite a la opinión, debate, etc., considerando todas las aportaciones como válidas y enriquecedoras.

    La escucha activa lógicamente es una herramienta de gran relevancia, que no considero tanto como herramienta si no que le daría la importancia de ¨deber¨ a la hora de establecer una conversación. El sentirnos escuchados y escuchadas nos proporciona una sensación de aprecio, de importancia y atención que a todas y todos nos gusta experimentar y que, sin ello no podrían desarrollarse las demás técnicas o herramientas.

    Es evidenciable que dentro del área socioeducativa, existen diferentes puntos de partida, niveles educativos, curriculares, sociales, económico, culturales y por tanto la compresión y asimilación del contenido y conocimientos ha de plantearse prestando atención a estas situaciones e individualidades propias según se presenten; por tanto, para dar respuestas a las barreras que comúnmente pueden darse en el lenguaje, siempre intento favorecer un estilo comunicativo asumible, cercano, inclusivo, sencillo y adaptado a las peculiaridades anteriormente citadas con las personas con las que intervengo.

    En cuanto a la creatividad, intento fortalecer y potenciar la creatividad del alumnado y familias con las que establezco las intervenciones, ya que todas y todos poseemos capacidades, conocimientos, habilidades y destrezas que nos hacen únicas y únicos, por ejemplo, en las aulas de refuerzo educativo y sesiones planteadas desde el programa del cual formo parte, intentamos dar relevancia y resaltar las facetas de cada participante motivando los procesos de creatividad intrínseca de cada individuo/a.

    En cuanto a la confianza, al inicio de cada curso escolar y durante el mismo, ejecutamos diversas dinámicas y acciones grupales e individuales con familias y alumnado como, por ejemplo, de cohesión grupal, autoconocimiento, etc., que den lugar al establecimiento de un clima de confianza y respeto mutuo, en el que las/os participantes sientan la libertad de expresarse y de compartir, ya que son muchos los días, semanas, meses y trimestres que pasamos juntas /os y consideramos fundamental este hecho.

    Además de lo anterior, también destacaría dentro de las líneas de intervención que se desempeñan desde el programa desde el que opero como agente educativo, la importancia que le damos a las habilidades sociales e inteligencia y gestión emocional, puesto que la adquisición de competencias en esta área y el entrenamiento de las mismas, fortalecen los procesos de socialización individuales y colectivos de nuestro alumnado y demás participantes del programa educativo planteado.

    Respecto al lenguaje inclusivo, procuramos que el material que trabajamos y diseñamos en nuestras sesiones, tengan en cuenta el mismo, eliminando el lenguaje sexista.

    También fomentamos los grupos de discusión, en los que se debaten temas relevantes en el proceso socioeducativo del alumnado y que también son del interés de las familias. En dichos debates se plantean áreas y temáticas que son elegidos de forma democrática y según las necesidades identificadas en nuestros/as participantes en los que también se tiene en cuenta el derecho de participación y libertad de expresión de cada uno de los/as integrantes de dichos grupos.

  • Mónica

    Miembro
    16 de octubre de 2022 a las 1:24 pm

    Dentro del corto periodo que tuve en la docencia y en mi trabajo actual, creo que lo verdaderamente importante siempre es ponerse en la piel de la otra persona, partir de la técnica de la escucha activa y por supuesto dirigirte a ellos y a ellas desde un lenguaje que se pueda entender, que sea un lenguaje igualitario e incluyente, sin emitir juicios de valor y con empatía. Es muy importante conectar emocionalmente con el grupo, que todos nos situemos en un mismo nivel, de esta forma se generará confianza y nadie se quedará atrás.

    Si la gente se siente escuchada y valorada se crea confianza y la interacción siempre será positiva, aunque los resultados sean diferentes.

  • Nazaret

    Miembro
    16 de octubre de 2022 a las 7:02 pm

    En lo que respecta a la comunicación he tenido la suerte de aprender todas las técnicas que la engloban en la asignatura de Habilidades Sociales durante la carrera. La metodología que empleábamos en el aula para interiorizarlas era mediante una primera toma de contacto a través de explicaciones teóricas, para luego probarlas mediante rol-play y finalmente interiorizarlas con su puesta en práctica con debates en el aula. En los años consecutivos se demostró gran interiorización de estas técnicas por parte del alumnado tanto dentro como fuera del aula. Personalmente, aprenderlas mejoró todas mis relaciones sociales.

    Durante mi recorrido educativo y en calidad de alumna, he de admitir que me fueron enseñadas algunas de estas técnicas comunicativas, pero todas ellas con motivo de mantener el orden en el aula y no de promover buenas relaciones.

    Sin duda coincido con las compañeras en que todas las técnicas comunicativas (escucha activa, disco rayado, feedback, empatía, fomentar el lenguaje no sexista…) son esenciales para conseguir confianza y lograr sensibilizar, además de que deberían incorporarse en el currículum como una asignatura más y ser empleadas por todos los profesionales.


    En lo referente a la confianza y a la colectividad, pocas veces ha sido trabajado en el aula. Recuerdo haber leído pocos relatos que den voz a mujeres o que sean reflejo de colectividad y fomenten el sentimiento de pertenencia al grupo. Las dinámicas relacionadas con ambas técnicas las he podido realizar en talleres de igualdad, pero nunca durante la educación obligatoria, y de haberlas realizado ha sido con un resultado contrario al que deberían, pues afianzaban la competitividad en el aula ya que el docente no focalizaba en la importancia de cooperar y ser un grupo integrado. Este tipo de técnicas son vitales para conectar y conocer a los compañeros, además de ser esenciales al inicio del curso para romper el hielo y otorgar cuanto antes confianza y sentimiento de pertenencia.

    En cuanto a la creatividad he de admitir que es algo que he practicado más durante mi recorrido escolar de maneras muy diversas, aunque cuando más se ponía en práctica era en fechas señaladas como el día de la Mujer, el día por el Medio Ambiente, Navidad, etc. Al no mantenerse en el tiempo dinámicas referidas a la creatividad ocurría lo mismo que con las anteriores: el contenido no cala en el alumnado.

    En lo que respecta a los docentes, la falta de creatividad y flexibilidad ha sido un problema a la hora de llevar sus actividades a cabo, pues las tenían planificadas de un modo concreto y ante el mínimo imprevisto (como que no funcionara internet, una app, falta de cooperación…) la dinámica era cancelada. Por esto es que considero que ser flexible es fundamental como profesional, siempre hay que tener alternativas.

    Añadir que me alegra ver que los compañeros usan tantas técnicas con sus usuarios, puesto que mi experiencia como alumna ha sido carente de ellas.

  • Sandra

    Miembro
    16 de octubre de 2022 a las 8:45 pm

    En mi caso, hablo desde el perfil del alumno, aunque durante mis prácticas de Trabajo Social, he sido responsable de un grupo de personas con enfermedad mental las cuales estaban estudiando unas oposiciones y era yo quien les ayudaba y motivaba para el estudio diario, por lo tanto desde el punto de vista del alumno como del “profesorado” ha sido la escucha activa una de las técnicas que más he llevado a cabo, a pesar de que la comunicación es otra de las técnicas que más utilizamos, considero que si no sabemos escuchar es difícil tener una buena comunicación.

    Desde mi experiencia con personas que sufren una enfermedad mental he valorado más la escucha activa, considero que muchas personas que sufren alguna problemática carecen de ser escuchados, incluso por las personas más allegadas a estas, debido a los estereotipos y prejuicios, es importante saber escuchar a la persona así como dejar expresarse sin reprimendas y empatizando con ello, este gesto que parece simple ayuda mucho a la persona, para ello considero importantísimo el hecho de crear un ambiente familiar, transmitirle en todo momento que la persona va a ser escuchada sin ningún tipo de reprimenda acerca de lo que nos cuenta, es muy importante que la persona gane confianza y el receptor transmitirle esa confianza.

    Todas las personas en algún momento de nuestra vida nos sentimos o nos hemos sentido vulnerables, pero gracias a las técnicas de escucha activa y confianza se van desarrollando otras como es la colectividad, lo cual hace que la persona emisora sea capaz de compartir vivencias junto con sus iguales y se crea un vínculo con el grupo haciendo que el resto del grupo creen el sentimiento de pertenencia y puedan compartir opiniones, creando una buena comunicación entre el grupo y la persona responsable.

  • Sara

    Miembro
    17 de octubre de 2022 a las 8:18 pm

    Dentro de la docencia no he trabajado, pero si de Educadora Social dando charlas en las aulas, y desde mi experiencia tengo la suerte de haber aprendido y entrenado todas las Habilidades Sociales.

    En mi opinión una de las habilidades más importantes son la EMPATÍA y la ESCUCHA ACTIVA y siempre que intervengo en un aula intento llevarlo a cabo y que el alumnado también lo realice, dando a entenderles la importancia que tienen las mismas.

    Además me gusta trabajar a través de dinámicas, roll playing… en los que mediante una forma divertida de aprender se trabajan, se sientes partícipes y se le puede sacar mucha esencia sobre la educación en valores, comunicación, resolución de conflictos… para hacerles ver la importancia que tienen las habilidades sociales como las que hemos visto.

  • Carmen

    Miembro
    18 de octubre de 2022 a las 12:03 pm

    Tanto desde el punto de vista de alumna como de formadora, tal y como exponen mis compañeras y compañeros, las habilidades de comunicación son básicas para poder expresarte y para poder comprender y hacerte comprender (la escucha activa, empatía, los cumplidos, los resúmenes, no generalizar, la comunicación no verbal, el disco rayado…), también la habilidad de crear confianza porque no habrá sino avance (es importante desde el principio y hay que mantenerlo en todo el proceso).

    Por otro lado, las personas que nos dedicamos a la formación siempre tenemos que ser flexibles y tener capacidad de improvisación, ya que ha cosas que no salen como tienes previstas, los recursos fallan o el alumnado demanda o necesita algo con lo que no contabas. Además de esta necesidad de creatividad para cualquiera de nosotros/as, intento desarrollar en todas las formaciones que he realizado actuaciones creativas, porque permiten una expresión más libre de ideas, facilita una comunicación menos formal y deja una impronta más difícil de borrar en el tiempo por lo que el “concepto” aprendido perdura o cala más. No conocía “seis sombreros para pensar”, me ha parecido muy interesante y lo pondré en práctica (no solo para formación), será útil para afrontar problemas y buscar soluciones.

    Respecto a la colectividad, creo que es un trabajo importante para empezar a hacer pensar al grupo, para situarse en el tema trabajado e identificar ideas y opiniones que había pasado por alto. He usado análisis de cuentos/historias/auto-historias y crear alternativas a éstas. El juego de “a favor / en contra” la he vivido como alumna (me hizo darme cuenta de forma rápida de ideas y valores que creía que tenía superados) y como formadora la he puesto en práctica con diversas variantes y edades y es un punto de partida muy útil para ambas partes (formador/a – alumnado).

  • Gloria

    Miembro
    18 de octubre de 2022 a las 12:53 pm

    Durante mis años como alumna recuero lo que me hacía feliz, por ello, considero que enseñar desde la empatía es fundamental si buscamos que el alumnado se sienta cómodo y pueda desarrollar su potencial.

    Por otro lado, generar un clima de confianza es una herramienta fundamental ya que permite que el alumnado se sienta acompañado, seguro, querido, tranquilo y así fomentaremos su desarrollo.

    Por otra parte, la comunicación es clave para cualquier tipo de educación, prestar atención, escuchar activamente y entender a las/os alumnas/os no es una tarea sencilla, sobre todo con aquellos que se muestran menos abiertos a esta comunicación, por este motivo es tan importante tener un feedback de las clases y escuchar abiertamente sugerencias que pueden ayudar al profesorado a obtener nuevas ideas y mejorar su técnica.

    “Los aprendizajes cognitivos, sociales y físicos que se desarrollan bajo emociones positivas, son fijadas en el cerebro de forma más intensa y permanente. El cerebro relaciona que serán útiles en el futuro”.

Visualización de 1 -15 de 28 respuestas

Start of Discussion
0 de 0 posts Junio de 2018
Ahora