• Lidia

    Miembro
    11 de mayo de 2022 a las 7:06 pm

    Estoy de acuerdo con las reflexiones hechas por los compañeros y las compañeras acerca del tema que hemos profundizado en este capítulo. La economía feminista visibiliza lo que aporta silenciosamente cada día el trabajo de los hogares. Es un trabajo continuo e imprescindible para el sostenimiento de nuestra sociedad. Aun así para mí también es la primera vez que puedo pararme para reflexionar sobre este asunto tan importante conceptualizado desde estas teorías. Su aporte me parece fundamental, tanto por el rol central que tiene en el bienestar vital como hemos visto, como por la necesidad de denunciar un sistema que se aprovecha de forma tan subdividida del trabajo invisible de las mujeres. Socialmente se da por hecho que la estructura de los hogares y de los cuidados se de así y muchas veces he participado en debates para cambiar las cosas por razones personales, éticas y morales. Hoy me siento más concienciada también sobre los intereses económicos del mismo sistema que merecen ser escuchados.