• maryoritgg@gmail.com

    Miembro
    30 de marzo de 2022 a las 6:47 pm

    Considero que el impacto es negativo en la vida de las mujeres.

    Las mujeres en las cadenas globales de cuidados son sencillamente y lamentablemente: mujeres explotando otras mujeres ante la ausencia de políticas estatales que aseguren – para todas – políticas de cuidado dignas para quienes lo ejercen y justas para quienes las demandan.

    De hecho, carcome la autoestima de las mujeres en general – en especial de las que lo ejercen – por lo que el empoderamiento es limitado, y no digamos la autonomía económica cuando ejercen trabajos en condiciones de explotación, sin derechos, precarizados y que además, durante la pandemia, se agudizaron para todas desde las dos vías.

    Recuerdo cuando estábamos en el confinamiento que hablamos mucho de poner la vida en el centro, pero una vez que regresamos a la ‘nueva normalidad’ este discurso se ausento, y menos caló en políticas públicas que transformaran el modelo actual que desde los Estados se limitó a definir políticas paliativas que no han sido sostenibles en el tiempo.