• MARIA INES CHINARRO CINTAS

    Miembro
    30 de marzo de 2022 a las 12:37 pm

    Qué interesante el vídeo, gracias Lourdes por compartirlo. Cómo bien dice, desde los países “en desarrollo” externalizamos el trabajo de cuidado de personas dependientes; y esto está encubierto en un falso empoderamiento, en una visualización de las mujeres migrantes (son mayoritariamente mujeres quienes realizan ese trabajo) cómo unas mujeres empoderadas por abandonar sus casas, sus familias y sus países. Sin valorar, que quienes lo hacen, dejan atrás, hijos/as que tienen que ser cuidados por otro familiar, con las consecuencias que esto puede conllevar a nivel psicológico para esos niños/as y para la propia mujer. Desde un punto de vista egocéntrico, visualizamos como empoderamiento la explotación de las personas, dejando a un lado sus derechos.