• 1319parra@gmail.com

    Miembro
    25 de marzo de 2022 a las 11:28 am

    Los procesos migratorios está estrechamente relacionado con el empoderamiento de las mujeres. Cuando una mujer rompe el techo de cristal, en muchas ocasiones hay otra que recoge sus pedazos. El proceso de empoderamiento de estas mujeres, pasa sin darse cuenta por encima de otras y esas otras mujeres tienen el rostro de una mujer migrante. El trabajo domestico debe estar mucho más regulado y cuidado y debe ser un complemento para la conciliación y en la corresponsabilidad, nunca un sustituto.

    Es muy importante que en cualquier proceso de empoderamiento o feminista se tenga una perspectiva de clase, promoviendo que nuestras acciones no vulneren los derechos de otras mujeres.

    No creo que el trabajo domestico tenga que desaparecer, si no que tiene que transformarse, debe de darse en una condiciones adecuadas, con una inspección de sus condiciones real, aboliendo así la esclavitud del siglo XXI que supone en muchas ocasiones el trabajo domestico.